En la parte inferior derecha de la imagen está la región de Hathor, una parte fascinante de la cabeza del cometa, nombrada como la deidad egipcia del amor, la música y la belleza. En esta región, la cabeza desciende abruptamente al cuello y el cuerpo del cometa.

Capta telescopio Hubble desintegración de un cometa

35 0

Agencias / InsurgentePress, Ciudad de México.- Astrónomos han capturado las observaciones más detalladas de un cometa a 108 millones de kilómetros de la Tierra, usando el telescopio espacial Hubble de la NASA.

Las imágenes fueron tomadas durante tres días en enero de 2016, cuando Hubble capturó 25 fragmentos que consisten en una mezcla de hielo y polvo que se están alejando del cometa a un ritmo equivalente a la velocidad de la marcha de un adulto, según ha explicado el astrofísico de la UCLA David Jewitt, que dirigió el equipo de investigación.

Las fotografías sugieren que el cometa tiene aproximadamente 4 mil 500 millones de años de edad. Llamado 332P/Ikeya-Murakami, o cometa 332P, puede estar girando tan rápido que el material es expulsado a través de su superficie. Los restos resultantes se dispersan a lo largo de 4 mil 500 kilómetros, más grande que la anchura de la parte continental de Estados Unidos.

El telescopio captó impresionantes imágenes de un cometa mientras dejaba fragmentos. (Foto: NASA)
El telescopio captó impresionantes imágenes de un cometa mientras dejaba fragmentos. (Foto: NASA)

Estas observaciones proporcionan información sobre el comportamiento volátil de los cometas cuando se acercan al Sol y empiezan a vaporizarse, desatando poderosas fuerzas.

“Sabemos que los cometas se desintegran a veces, pero no se sabe mucho acerca de por qué o cómo –ha afirmado Jewitt– El problema es que ocurre de forma rápida y sin previo aviso, por lo que no tienen mucha oportunidad de obtener datos útiles. Con la fantástica resolución del Hubble, no sólo vemos muy pequeños trozos tenues del cometa, podemos ver cómo cambian de un día para otro. Eso nos ha permitido tomar las mejores medidas que se hayan obtenido en un objeto tal”.

Las imágenes del Hubble muestran que el cometa padre muestra cambios de brillo con frecuencia, completando una rotación cada dos a cuatro horas. “Un visitante al cometa podría ver el amanecer y el atardecer en tan sólo una hora”, ha señalado Jewitt.

El cometa es mucho más pequeño de lo que los astrónomos pensaban, y mide sólo 500 metros de ancho, sobre la longitud de cinco campos de fútbol. El cometa 332P fue descubierto en noviembre de 2010 por dos astrónomos aficionados japoneses.

De esta forma, basándose en los datos del Hubble, el equipo de investigación sugiere que la luz del Sol calienta la superficie del cometa, haciendo que se expulsen chorros de polvo y gas. “Debido a que el núcleo es tan pequeño, estos chorros actúan como motores de cohetes, girando hasta la rotación del cometa”, ha explicado Jewitt. La velocidad de giro más rápido aflojó trozos de material, que están a la deriva en el espacio.