Notice: jetpack_enable_opengraph está obsoleto desde la versión 2.0.3. Utiliza jetpack_enable_open_graph en su lugar. in /home2/insurge2/public_html/wp-includes/functions.php on line 3831

Buscará vida en TRAPPIST-1 el telescopio espacial James Webb

127 0

Agencias / InsurgentePress, Ciudad de México.- Con el descubrimiento de siete planetas de tamaño terrestre alrededor de la estrella TRAPPIST-1, a 40 años-luz de distancia, y tres de ellos en la franja orbital habitable, los astrónomos piensan ya en el uso del inminente Telescopio Espacial James Webb para intentar descubrir si alguno de ellos podría albergar vida.

Estos son los mejores planetas de tamaño terrestre que podrá caracterizar dicho telescopio, en palabras de la física Hannah Wakeford, del Centro Goddard de Vuelos Espaciales de la NASA en Greenbelt, Maryland, Estados Unidos.

Aquí, ingenieros y científicos están actualmente sometiendo a las últimas pruebas al telescopio Webb, que podrá escrutar en la banda infrarroja a dichos mundos, con una potencia de resolución más allá de las capacidades de cualquier otro telescopio existente.

El Webb aumentará inmensamente la información que tenemos de estos planetas. Con su cobertura de longitud de onda ampliada, podremos ver si las atmósferas de esos mundos tienen agua, metano, monóxido/dióxido de carbono y/o oxígeno.

Cuando se busca un planeta capaz de sostener vida, hay que averiguar muchas más cosas además de su tamaño y la distancia que lo separa de su estrella. Poder detectar las proporciones relativas de las citadas sustancias en la atmósfera de un planeta sería un paso decisivo a la hora de determinar si este podría albergar vida.

Tras su lanzamiento, previsto para 2018, uno de los objetivos principales del Webb será emplear la espectroscopía, una técnica para analizar la luz separándola en longitudes de onda distintas que nos permite identificar la huella dejada en ella por cada sustancia química (por sus firmas específicas de longitud de onda).

La alta sensibilidad espectral del Webb permitirá identificar muchos compuestos atmosféricos de exoplanetas (planetas de fuera de nuestro sistema solar).

El Webb buscará especialmente biomarcadores químicos, como el ozono y el metano, que pueden ser creados a partir de procesos biológicos. El ozono, que a la altitud adecuada nos protege aquí en la Tierra de la dañina radiación ultravioleta del Sol, se forma a menudo de modo natural en procesos en los cuales interviene de modo destacado el oxígeno producido por organismos fotosintéticos (como vegetales y fitoplancton). Dado que el ozono es muy dependiente, a la hora de formarse por medios naturales, de la existencia de organismos, el Webb lo buscará en las atmósferas extraterrestres como un posible indicador de vida.

También podrá buscar metano, otro indicador potencial de actividad biológica.

El descubrimiento de los planetas en el sistema TRAPPIST-1 implica que el Webb podrá usar sus inmensas capacidades sobre un sistema solar relativamente próximo. Merecen especial atención tres planetas, los identificados con las letras e, f y g (precedidas por el nombre del sistema).

Estos tres mundos orbitan dentro de la franja habitable alrededor de su estrella (la franja en la cual la distancia a la estrella permite temperaturas compatibles con la existencia de agua líquida en la superficie de astros) y son buenos candidatos para su estudio mediante el Webb.

Dependiendo de su composición atmosférica, los tres exoplanetas de tipo terrestre podrían tener las condiciones apropiadas para permitir la existencia de agua líquida.

Dado que los planetas orbitan en torno a una estrella que es de brillo modesto, las señales procedentes de ellos se distinguirán lo bastante bien de la de la estrella, permitiendo que el Webb detecte sus características atmosféricas.

Fuente: NASA JPL.

James Webb Space Telescope artist's rendering
Ilustración del telescopio espacial James Webb. (Imagen: Northrop Grumman)