Aterroriza crimen organizado a transporte público de Guerrero

77 0

InsurgentePress, Guerrero.- Integrantes del crimen organizado mantienen paralizado el servicio público de transporte de la ruta Chilpancingo-Chilapa y viceversa.

El servicio fue cancelado luego de que ayer fue incendiado un autobús de pasajeros y la camioneta de una empresa en distintos puntos de las carreteras que comunican a la zona centro con la Montaña Baja.

Una decena de taxis brindan actualmente el servicio foráneo.

“Vamos por nuestro propio riesgo”, señala un trabajador del volante que maneja un taxi de servicio local y que desde este miércoles va también a Chilapa.

Pero ahora el precio del pasaje es de 90 pesos cuando antes era de 65 pesos.

“No hay servicio por causas ajenas a nosotros”, se lee en un letrero que está colocado en la puerta de una de las estaciones de servicio de camionetas Curvan.

En lo que va de este mes el crimen organizado ha asesinado a 10 taxistas de esta ruta.

Un grupo de la delincuencia organizada ha enviado una serie de mensajes en las redes sociales en Chilapa en donde pide a la gente que no utilice ningún tipo de transporte para no hacerle daño.

“Les pedimos que no viajen en ningún tipo de transporte público, nosotros estamos haciendo una limpia de gente secuestradora, que cobra cuotas y que anda haciendo daño gente inocente”, dice el mensaje.

El modus operandi de estos grupos es formar escuadrones de la muerte que recorren la carretera federal Chilapa-Tixtla para ubicar a los choferes de las camionetas Urvan, bajarlos y asesinarlos teniendo como testigos a los pasajeros.

Por ejemplo, el pasado 1 de septiembre los delincuentes se apostaron en el crucero que conduce a la localidad de El Durazno en donde esperaron al trabajador del volante que trasladaba a un grupo de pasajeros de Chilapa a Chilpancingo. Lo bajaron y lo mataron.

Esa misma acción realizaron con otros dos choferes momentos después. Ahí en la carretera federal dejaron tirados los cuerpos.

A raíz de la ola de ejecuciones contra los choferes, los concesionarios de los dos sitios de camionetas Urvan suspendieron el servicio.

Otro concesionario mantuvo el servicio casi una semana más con solo dos unidades.

El pasado fin de semana entraron en operación dos autobuses para dar el servicio.

Sin embargo, este martes una de las unidades que traía de Chilapa a 40 pasajeros fue interceptada por individuos armados que se transportaban en una camioneta blanca en el libramiento Tixtla-Chilpancingo.

Los delincuentes sometieron al chofer y después bajaron a los pasajeros.

Posteriormente rociaron de gasolina el camión y le prendieron fuego.

Debido a que ya se paralizó el servicio de transporte en esa ruta la gente que tiene que trasladarse a esa zona de la Montaña Baja o regresar a esta capital tiene que utilizar vehículos privados.

La versión del Vocero del Grupo de Coordinación Guerrero, Roberto Álvarez Heredia es que la paralización del servicio es atribuible a un grupo de la delincuencia organizada que se pelea el control y el trasiego de la droga con una banda rival.

Según Álvarez, los gobiernos federal y estatal ya acordaron reforzar la seguridad en la carretera federal Chilpancingo-Chilapa y en los dos libramientos viales que comunican a Tixtla.

Estas acciones contemplan puestos de revisión y patrullajes por parte de la Policía Estatal y el Ejército mexicano.

Pero también en la terminal de transporte de la ruta Chilpancingo-Tlacotepec se suspendió el servicio durante dos semanas luego de que el pasado 11 de septiembre en la noche, un comando armado irrumpió en sus instalaciones, sacó al chofer de una camioneta Urvan y lo ejecutó a tiros.

Posteriormente los delincuentes rociaron de gasolina la unidad y le prendieron fuego.

Esto sucedió en la calle José Mier, en la colonia José María Morelos y Pavón, a 10 cuadras del centro de esta capital.

Con información de Reforma