Arrestan a conductor de Uber por violar y matar a británica en Líbano

94 0

Agencias/Beirut.- Un conductor libanés de Uber con antecedentes criminales ha confesado ser el autor de la muerte de una mujer británica empleada en la embajada en Beirut, según ha informado una fuente de las fuerzas de seguridad libanesas.

Según la fuente, la investigación preliminar sobre el asesinato de Rebecca Dykes, mostraba que el motivo era meramente criminal, no político, y que el sospechoso confesó inmediatamente ser el autor material, cometido el pasado sábado.

El sospechoso tiene 41 años y ya había sido arrestado por delitos relacionados con el tráfico de drogas entre 2015 y 2017.

La agencia estatal de noticias libanesa (NNA) ha publicado una reconstrucción de los hechos. Según su versión, el sospechoso habría recogido a Dykes en su taxi en el distrito de Gemmayzeh, en el centro de Beirut la noche del viernes y después la habría llevado a las afueras de la ciudad donde la habría violado y estrangulado hasta matarla.

“Toda la embajada está en un profundo shock y entristecida por esta noticia” dijo el embajador británico en el Líbano Hugo Shorter.

Un portavoz de Uber condenó el asesinato calificándolo de “acto de violencia sin sentido” y dijo que desde la plataforma de transporte privado están “trabajando con las autoridades para ayudar en la investigación”.

En el Líbano, las mujeres suelen utilizar aplicaciones de tipo Uber porque se consideran más seguras que los taxis dado que sus conductores deben proporcionar una serie de datos personales y de su vehículo.

En Beirut estos crímenes no son frecuentes, de hecho se considera una ciudad relativamente segura para los turistas y la importante diáspora que reside allí.

Un nuevo escándalo para Uber

El incidente ha vuelto a poner de manifiesto los problemas de seguridad en Uber. El pasado septiembre, Londres retiró la licencia operativa de la plataforma debido a su forma de gestionar las comprobaciones en el historial criminal de sus conductores.

La policía londinense se había quejado en abril de que Uber o bien no revelaba el historial criminal o le tomaba demasiado tiempo informar de delitos graves como agresiones sexuales, lo que ponía a sus usuarios en riesgo.

El presidente de la compañía ha prometido “hacer las cosas bien” en la capital británica. A nivel global, la aplicación ha sufrido una serie de escándalos en 2017, entre los que destacan el despido de más de 20 empleados acusados de acoso sexual, la excedencia forzosa de su máximo responsable, Travis Kalanick, así como otros relacionados con la privacidad de los datos de los usuarios y sus prácticas comerciales.

Además, la empresa, valorada en unos 70.000 millones de dólares, ha afrontado prohibiciones y protestas en varios país por su agresiva entrada en el sector del transporte privado, cuyos actores la acusan de recortar en seguridad.