Notice: jetpack_enable_opengraph está obsoleto desde la versión 2.0.3. Utiliza jetpack_enable_open_graph en su lugar. in /home2/insurge2/public_html/wp-includes/functions.php on line 3831

Arranca espectáculo de Bolt en JJOO de Río

107 0

Agencias/Río de Janeiro.- El hombre más rápido del mundo, el jamaiquino Usain Bolt, alcanzó las semifinales de los 100 metros tras lograr el mejor tiempo en el séptimo heat de la fase eliminatoria de los Juegos Olímpicos Río 2016, con un tiempo de 10.07 segundos.

El plusmarquista, quien va por su tercer oro olímpico seguido en la prueba, dejó atrás a sus competidores desde el carril número seis y llegó a la ronda semifinal, al igual que sus connacionales Yohan Blake (10.11) y Nickel Ashmeade (10.13).

Este domingo volverá al Estadio Olímpico para competir en la ronda semifinal, a las 19:00 horas del centro de México, en busca de llegar a la final, a las 20:25 horas, donde buscaría un título más en su carrera deportiva.

Comienza el espectáculo

El estadio Olímpico de Río lució este sábado su mejor entrada para contemplar la primera escaramuza del gran ídolo del atletismo mundial, el jamaicano Usain Bolt, que recibió las aclamaciones del público en su paso fugaz (10.07 segundos) por la pista azul en las series de 100 metros.

Partió por el sexto carril en la séptima serie, la penúltima, se mesó la cara cuando su imagen apareció en pantalla entre el clamor popular, reclamó silencio a la grada, se santiguó dos veces en los tacos de salida, se trastabilló en los primeros pasos y sólo tardó unos metros en ponerse en cabeza para vencer en 10.07.

Encajado en el barrio de Engenho de Dentro, un área poblada de casas humildes construidas apresuradamente y cuya pobreza se refleja en los desconchones de paredes y techos, el estadio Olímpico registró en la mañana del sábado mejor entrada que en la sesión nocturna del viernes.

¿La causa? Usain Bolt, que es capaz, con su mera presencia en las series, de atraer a un público expectante, pendiente de cualquiera de sus gestos, ávido de asistir personalmente a gestas que permanecerán para siempre en los anales del deporte.