Notice: jetpack_enable_opengraph está obsoleto desde la versión 2.0.3. Utiliza jetpack_enable_open_graph en su lugar. in /home2/insurge2/public_html/wp-includes/functions.php on line 3839

Aroma de política: Nace un partido político de mujeres en Oaxaca

166 0

Rita Balboa*

Siguiendo una tradición de más de un siglo en el sur de México, las mujeres de Oaxaca fundaron un partido de mujeres, una organización política integrada por puras oaxaqueñas que se integra al rico y amplio mosaico político de uno de los estados con una gran cultura y donde la política -tradicional o por usos y costumbres- es parte de la cotidianidad de la sociedad de Oaxaca.

El Partido de Mujeres Revolucionarias (PMR) se fundó apenas hace una semana con más de 13 mil oaxaqueñas y uno de sus primeros objetivos es participar en las elecciones locales de Oaxaca, aunque las fundadoras del primer partido político impulsado por mujeres dejaron claro que podrán participar hombres, ellos no serán excluidos, pero buscará que más mujeres puedan acceder a cargos públicos por elección popular y difundir una plataforma de respeto a los derechos político-electorales.

Una de sus fundadoras y lideresa, Guadalupe Díaz Pantoja, informó que después de un proceso jurídico en tribunales lograron el registro del Partido de Mujeres Revolucionarias con el podrán postular candidaturas a las presidencias municipales y a las diputaciones locales.

“La meta es superar en esta primera elección los 30 mil votos y atraer a quienes tienen interés en participar en política, lo que muchas veces no encuentran en los partidos políticos tradicionales.

“Las mujeres es un segmento muy poderoso en el estado y el país, buscamos demostrar que sí podemos, que tenemos sueños, metas y que el partido puede ser un instrumento para ellas. Las ideas de cambio en la sociedad y los gobiernos pueden darse a partir de la participación de las mujeres en espacios donde se aplica el recurso público, donde se toman decisiones y generar un cambio en la sociedad”.

La nueva organización, según sus lideresas, buscan cambiar en la sociedad ese concepto erróneo de feminismo: “La mayoría de las personas piensa que una feminista es una bruja enojada, resentida, que quiere siempre trabajar en contra de los varones y no es así”. El PMR, agregó busca romper esquemas en la participación e involucrar a la sociedad en condiciones de igualdad “desde un hombre que se involucra en las tareas del hogar, visualizar ese microfeminismo”.

No me queda más que felicitar a las compañeras oaxaqueñas por la valentía, seguridad, pero también por su gran aporte a la democracia, no sólo de Oaxaca, sino en todo el país y en América Latina al fundar el Partido de Mujeres Revolucionarias.

El sur de México pionero en la fundación de organizaciones de mujeres

Definitivamente el sur de México sigue siendo pionero en la lucha de las mujeres por lograr, primero, el voto, después en la organización de partidos políticos u organizaciones como herramienta para lograr sus objetivos.

Apoyándonos en los datos históricos se puede decir que las primeras expresiones de reclamo en México, datan de los años 1884 y 1887, cuando por primera vez una publicación, la revista femenina Violetas del Anáhuac, fundada y dirigida por Laureana Wright González y escrita solamente por mujeres, exigió este derecho.

Desde antes de la revolución mexicana de 1910, organizaciones feministas se unen, entre ellas el club femenil antireeleccionista “Las Hijas de Cuauhtémoc”. Después, las integrantes del club protestan por el fraude en las elecciones y demandan la participación política de las mujeres mexicanas.

A pesar de que en Puebla la participación de la mujer fue muy importante en la gesta revolucionaria de 1910-17, -con figuras de la talla de Carmen Serdán, su madre Carmen Alatriste de Serdán, su hermana Natalia, Filomena del Valle, esposa de Aquiles Serdán, las hermanas Guadalupe, Rosa y María Narváez Bautista, Paulina Maraver e Ignacia Vázquez-, la reivindicación de los derechos políticos de la mujer no se alcanzó sino hasta décadas más tarde.

Desde mediados del siglo XIX la voz de las mujeres en México se empezó a escuchar fuerte, contundente. Ligas Feministas, así se les conocía, empiezan a organizarse, en Yucatán a instancias de Felipe Carrillo Puerto fueron las primeras, se suma Chiapas, Puebla, Guerrero.

En 1915 al primer Congreso Feminista en Yucatán, el movimiento de las sufragistas empezó a tomar forma, el reconocimiento de los derechos políticos de las mujeres se va a haciendo causa fundamental. Cuando se funda el PNR (hoy PRI) en 1929, se incorpora a su Declaración de Principios el pronunciamiento de “ayudar y estimular el acceso de la mujer mexicana en la vida cívica” con ello, se impulsa la creación de la Dirección Femenil presidida por Margarita García Flores.

En 1935, socialistas y militantes del Partido Nacional Revolucionario fundan el Frente Único Pro Derechos de la Mujer. Con la presidencia de Adolfo Ruíz Cortines el sufragio femenino se hizo efectivo el 17 de octubre de 1953 mediante la reforma al artículo 34 constitucional.

El 24 de diciembre de 1946, la Cámara de Diputados aprobó la iniciativa enviada por el presidente Miguel Alemán, en la que se adicionó el Artículo 115 Constitucional, que entró en vigor el 12 de febrero del siguiente año. En ella se establecía que en las elecciones municipales participarían las mujeres en igualdad de condiciones que los varones, con el derecho a votar y ser elegidas.

Las yucatecas, chiapanecas y poblanas son las mujeres que fueron clave para que las mexicanas lograran sus derechos políticos.

Hablando de mujeres que inspiraron la lucha por sus derechos

Hablando de mujeres que inspiraron la lucha feminista por sus derechos, sin duda un lugar privilegiado lo tiene Simone de Beauvoir, la filósofa, escritora y feminista, que cumplió en la semana que concluye 110 años de su nacimiento.

“No se nace mujer, se llega a serlo”, fue una de las tantas expresiones de Beauvoir, quien rompió todas las reglas que todo sistema en el mundo impone. Según su biografía, su juventud la dedicó al estudio, se hizo filósofa en la Universidad de la Sorbona, Francia, donde conoció a Jean Paul Sartre a los 21 años de edad, filósofo con quien compartió además de su vinculación al existencialismo, una relación amorosa.

Ambos, dedicados a la filosofía, la literatura y el activismo político, se convirtieron en figuras polémicas para la sociedad de su época, su relación rompía paradigmas, no vivieron juntos, se negaron a casarse y a tener hijos, además de ello, mantuvieron una relación abierta que les permitía intimar con terceras personas, rompiendo así con el modelo de familia de la tradición burguesa. Así lo hizo saber en una de sus mejores obras, “La Invitada” (1943).

“El feminismo es una forma de vivir individualmente y de luchar colectivamente”, aseguró, quien se rehusó a legitimar su amor a través del matrimonio, vivió abiertamente su sexualidad y renunció a la imposición de la maternidad.

En su libro “El Segundo Sexo” cuestiona el modo de vida algunas sociedades en relación al patriarcado y a la dominación masculina en todos los campos en los que hay un sesgo que pretenda limitar las capacidades del género femenino.

Rompió con todos los paradigmas sobre la mujer, el matrimonio y impulso la igualdad entre el hombre y la mujer.

                                                 Política mediática

Según se ha conocido hace poco, más de mil actrices, escritoras y directoras de Hollywood se han unido a una campaña con el fin de luchar contra el abuso sexual y el acoso existente en la industria cinematográfica. La campaña, llamada Time’s Up (“Se acabó el tiempo”), se lanza después de una torrente de denuncias de violación, agresión sexual y acoso llevado a cabo por hombres poderosos@Un estudio realizado por Ipsos Mori reveló que una de cada cinco personas piensa que las mujeres son inferiores a los hombres. La aversión a las mujeres o falta de confianza en ellas se mantiene presente en una de cada cinco personas, es decir, por lo menos un 18 por ciento de personas en el mundo que piensa que las mujeres son inferiores a los hombres@ Comparadas con mujeres en su mismo entorno, las mujeres indígenas sufren de una inseguridad alimentaria 30 por ciento más alta y una tasa de obesidad 10 puntos porcentuales mayor. Así lo alertó José Graziano da Silva, director de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), quien explicó que dicha vulnerabilidad es provocada por una triple discriminación, debido a que son mujeres, indígenas y pobres.

*Periodista y política chiapaneca.

http://www.diariodechiapas.com/landing/

https://www.facebook.com/ritaguadalupe.balboacuesta

http://ritabalboa.blogspot.mx/

https://twitter.com/ritagbalboa